domingo, 23 de julio de 2017

¡Franco, Franco!

"¡Franco, Franco!", gritábamos ayer por la noche en el castillo de Peralada.

Y Franco Battiato nos dio dos bises.

El tiempo ha erosionado su fuerza física, que me parece que en su caso nunca fue precisamente hercúlea, y le ha robado buena parte de la voz, pero le ha dejado intacta  la profesionalidad, la entrega y, sobre todo, el buen gusto para acompañarse de unos músicos excelentes.

Todo hubiera ido perfecto si una pareja que teníamos al lado no se hubiera pasado la primera parte del concierto tuiteando, sin ningún conciencia de que la luz de sus móviles nos molestaba a los de alrededor. Hubo que decírselo, porque a algunos hay que decirles lo elemental. Su comportamiento confirma mi tesis de que las tecnologías son prótesis antropológicas que amplifican lo que ya cada uno es. No hace mucho mi mujer y yo -y cuarenta más- asistimos en vivo y en directo a la ruptura de una pareja. Seguimos todos los detalles de la misma gracias a que un joven -que andaría por los 25- nos los fue revelando a viva voz mientras hablaba por teléfono con su inminente exnovia en el trayecto del tren de cercanías que va de Ocata a Barcelona, sin ningún sentido del pudor. La cosa era bastante morbosa, pero no le dijimos nada. Nos pudo la curiosidad por ver cómo acababa aquello. 

Acudimos a Peralada invitados por Expansión y nos lo pasamos bien. Coincidimos con personas conocidas del mundo editorial en el cóctel previo al concierto y hablamos de que los universitarios han dejado de leer. Lo que contaron algunos mejor que quede en el secreto del sumario, si es que hay que seguir confiando en el futuro.

jueves, 20 de julio de 2017

Balmes

Me acaba de llegar:



"¡Qué distinta hubiera sido nuestra suerte si el primer explorador intelectual de Alemania, el primer viajero filósofo que nos trajo noticias directas de las universidades del Rhin, hubiese sido Balmes y no don Julián Sanz del Río." -Menéndez Pelayo, Dos palabras sobre el centenario de Balmes. Efectivamente, irse a estudiar filosofía a Alemania el año 1848 y volverse con las ideas de Krause no pone de manifiesto una fina perspicacia intelectual.

Algunas frases de Balmes que recojo en este folleto de mi Conferencia Balmesiana del año pasado:
  • "Cuando veáis una clasificación muy precisa, como salida de un molde [de la historia de la filosofía], tened por seguro que el clasificador o finge o se alucina".
  • "La discusión es un disolvente de las leyes y de las instituciones; pero la discusión es el ejercicio de la razón".
  • ¿Cuáles son las conquistas prácticas de la filosofía? "En el orden material muchas; en el social, harto escasas; en el moral y religioso ninguna".
  • "El estudio de la filosofía y de su historia engendra en el alma una convicción profunda de escasez de nuestro saber, por manera que el resultado especulativo de este trabajo es un conocimiento científico de nuestra ignorancia".

Si alguien está interesado en esta conferencia, me imagino que puede pedirla al Ayuntamiento de Vic

martes, 18 de julio de 2017

Diálogo (o casi) con C.

- Los filósofos, Luri, sois desesperantes, siempre andáis buscando en las profundidades y por eso no veis la superficie.
- ¿Siempre?
- Es vuestro sino, padecéis el "síndrome abisal de la verdad". Para vosotros el talud continental ya es doxa.
- ¿Y eso a dónde nos lleva? 
Aclaro al lector que estábamos discutiendo sobre el fundamento de la cultura humana.
- ¡A lo obvio que vosotros no veis!
- ¿Y qué es eso tan obvio que nosotros no vemos?
- La longitud del brazo humano.
Vuelvo a aclarar: previamente habíamos estado resaltando la estructura visual del hombre, la bipedestación, la falta de pelo, el animal de mejillas coloradas, etc. Y también de la capacidad de llevar a los niños en brazos.
- Ya hemos hablado de eso.
- Pero no de lo fundamental...
- Que es lo que tú ahora me vas a decir...
- ... que es que la medida del brazo del hombre es la justa para que pueda limpiarse el culo.
Me echo a reír.
- Ríete si quieres, pero ahí está todo el misterio. Un palmo más corto, y nos hubiésemos quedado sin cultura humana. 

domingo, 16 de julio de 2017

Buen domingo

Como para la emoción valemos todos, la escuela New Age ha decidido sustituir los conocimientos (que, indudablemente, crean diferencias) por una mezcla dulzona de sentimientos, que no son sino pensamientos vagos, y una promoción universal del entretenimiento. A veces, es cierto, asegura que sólo le preocupa la felicidad del niño, pero no hay que hacerle mucho caso. La felicidad es un fenomenal generador de diferencias, porque, si nos la tomamos en serio, apunta al infinito. De ahí la ambigüedad de la aspiración a la equidad. Es una aspiración que, legítima o no, apunta también al incremento de la felicidad... Escribo esto a vuelapluma tras leer un mail de un amigo que me cuenta lo siguiente:

Hoy al volver de misa he recordado su artículo sobre el efecto Mateo de noviembre de 2014 y el comentario del conde de Romanones delante del funcionario que dormía en su mesa... 
Usted finalizaba su artículo haciendo alusión a los alumnos que "prefieren fracasar al aire libre" en alusión al problema de absentismo escolar. 
Creo que hoy ya podemos hablar de los alumnos que prefieren fracasar "cómodamente" en los centros escolares donde se respeta su "ritmo de aprendizaje" eufemismo para camuflar la vagancia en demasiados casos,  y qué, cómo y cuándo aprenden... (quisiera ver el modelo del los jesuitas de forma generalizada sin la selección económica de sus mensualidades) 
En secundaria hay más preocupación en ver cómo y con qué los entretenemos antes de dejar claro qué sería bueno que todos aprendieran, para facilitar metas futuras..., frutos del evangelio. 
Volvemos al -progresa adecuadamente o necesita mejorar- bajo las formas "d'assolit o no assolit"  en Cataluña pero trabajando en grupos cooperativos..., los alumnos con algún interés y hábitos de trabajo serán los que acabaran huyendo de los centros si no lo remediamos...
Actualización del efecto Mateo en Educación 
Al que no tiene se le dará -por la cara- y al que tiene se le quitará hasta las ganas.
Buen domingo
Sobre Romanones: Cuando Romanones fue nombrado ministro de Instrucción, cometió la imprudencia de ir a visitar a los funcionarios supuestamente a su servicio. Entró en un salón y estaban todas las mesas desocupadas. Y lo mismo en otros dos más. Finalmente, en el cuarto se encontró a un funcionario felizmente dormido sobre la mesa. El secretario de Romanones quiso despertarlo, pero Romanones lo contuvo: "No, no lo despierte. Porque si lo hace, se marchará". 


viernes, 14 de julio de 2017

Mi "estar estando" este verano

Miro hacia atrás y de repente me descubro agotado.

Para mi el verano comenzó el 13 de junio en la Escola Llissach de La Gleva con un discurso titulado Elogio de la negligencia que, por supuesto, no lo era. Después he aceptado participar en un tribunal de una tesis doctoral en la facultad de filología griega de la U.B., en un curso de verano de esta misma universidad y en una mesa redonda del Col·lectiu Pere Quart en el Ateneu en defensa de las humanidades.

El día 24 de junio llegó al aeropuerto del Prat Xavier Audiquet, con un paquete de mi amigo mexicano Luis Moctezuma, del que hablaré en su momento preciso. Para mí está suponiendo toda una aventura intelectual.

He escrito un artículo para la revista "Papers de vi", titulado Vinyes verdes vora el mar (5 páginas), he corregido las galeradas de mi Elogio de las familias sensatamente imperfectas, que saldrá en septiembre, he escrito un prologo para Tu futuro, de Rita Levi-Montalcini que publicará la editorial Plataforma (16 páginas) y acabo de poner el punto final a un capítulo para la reedición ampliada de un libro de otro amigo mexicano, Martín Gabriel Barrón Cruz, titulado Actuaciones ministeriales en el homicidio de León Trotsky, editado por el INACIPE en México (19 páginas) y tengo pendiente, pero pensado, un texto de 30.000 caracteres para un libro que lleva el título de Filosofar en Cataluña, en el que participo con filósofos catalanes de renombre.

Sigo dándome cabezazos contra un libro que tengo a punto de acabar, pero nunca acaba de estar al punto.

He recibido invitaciones para viajar a Centelles, Castellón, Valladolid, Madrid y México.

Debería descansar. Pero es que descansando me lo paso fatal. Soy un neurótico que ha aprendido a querer a su neurosis.

En memoria de Anne Dufourmantelle, que amaba el riesgo

La philosophe Anne Dufourmantelle se noie en voulant sauver des enfants .